jueves, 9 de julio de 2015

Llano indignado por asesinato de cantante criolla


Elisa Guerrero fue baleada en la sala de su casa. Era mujer y cantante de música recia, o lo que antes se llamaba música llanera, y su nombre artístico era “La Veguera”.

La tragedia de su muerte, a poco más de un año de la de Mónica Spears, refleja una tendencia trágica: ni en su casa, las mujeres están seguras en Venezuela.

Victimización

Las circunstancias del asesinato de Guerrero son, según los expertos consultados, más graves que las de la ex Miss. Mientras la Spears fue asesinada transitando por una carretera peligrosa, a la coplera la mataron en la sala de su casa, al resistirse a un robo.

“Sí, es peor (el caso de Guerrero) en cuanto a la vulnerabilidad; que la gente no se pueda sentir segura en un espacio privado es un agravante, es otro nivel de indefensión”, explica Luis Cedeño, sociólogo y director ejecutivo de “Paz Activa”, una asociación civil que sigue de cerca el tema de la violencia.

“Por lo menos en un espacio público la gente sabe que tiene que estar atenta”.

Pero el problema tiene otra capa: además de matarla en la sala de su casa, la víctima era mujer, lo que se está convirtiendo en un problema cada vez más grave.

Las últimas cifras indican que, si bien el grueso de las víctimas de homicidios en Venezuela son hombres, el número de víctimas femeninas va en aumento. “Ciertamente están matando más mujeres; hay que ser más públicos con esto”, dice Cedeño.

Si bien las víctimas de homicidio siguen siendo predominantemente masculinas (90% a 10%). En los robos la cosa cambia: 60% de las víctimas de este delito son mujeres y solo el 40% restante son hombres; y de los hombres robados, la más alta representación es de adultos mayores y varones muy jóvenes.


Fuente: Carlos Camacho 
ccamacho@dearmas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada