miércoles, 13 de marzo de 2013

Fiscalía acusó a dos estudiantes del Andrés Bello por el asesinato.



Falta de sanción penal crea más violencia

Jueves 10 de Enero de 2013
ANA MARÍA LÓPEZ- TalCual

Sociólogo señala que violencia homicida es ejecutada en su mayoría con armas de fuego y aún no hay ley desarme

"Ya no sabemos cómo resguardar a nuestros hijos, ahora la violencia traspasó la frontera y llegó a los colegios". Estas eran las conversaciones de algunas madres que la mañana de ayer se acercaron al Liceo Andrés Bello en Caracas, lugar donde este martes fue asesinada de un tiro la estudiante Michell Andrea Buraglia Ruda (16), cuando realizaba educación física en la cancha del plantel.

Al lugar llegaban para conocer cuándo iniciarán las clases y así exigirle al director Francisco Gutiérrez convocar a una reunión de Padres y Representantes para hablar de la seguridad de sus hijos dentro del plantel. Mientras tanto el Ministerio Público presentaría la tarde de ayer ante un tribunal de control en materia de responsabilidad penal del adolescente a dos estudiantes del Liceo, presuntamente involucrados en el asesinato.

Se conoció que los Jairzinho Orea fiscal 19° nacional y Adriana Meaño fiscal 112° del Área Metropolitana de Caracas (AMC) fueron asignados al caso.  El liceo, aún resguardado por la Policía Nacional, tenía los accesos cerrados lo que evitaba cualquier contacto con la directiva y sus trabajadores. Fue este miércoles que funcionarios de investigación encontraron dentro de las instalaciones el arma de fuego presuntamente involucrada en el hecho.

VIOLENCIA ZOTADA.

Luis Cedeño, sociólogo y miembro de la Asociación Civil Paz Activa, explicó a Tal Cual que cada año son los jóvenes quienes repuntan en las cifras de caídos por un arma de fuego y quienes ejecutan los asesinatos. Entre los 11 y 24 años es la edad en la que los muchachos pertenecen a una banda delictiva; lo que ha hecho que la masa productiva del país desaparezca, explicó el sociólogo.

Al observar la forma en la que matan a los jóvenes, que en su mayoría son adolescentes, Cedeño señaló que es una clara evidencia de falta de castigo por parte del Poder Judicial que no ejecuta la captura y castigo penal a los maleantes.

"En Venezuela todavía se está en mora con la Ley Desarme, y precisamente esa violencia homicida es ejecutada en su mayoría por armas de fuego. Los patrones de violencia son producto de un estado de impunidad absoluta porque no hay sistema sancionatorio; si el delincuente estuviera consciente de que más violencia es una pena más grave estarían un poco más disuadido de hacer cosas violentas". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada