miércoles, 21 de octubre de 2015

ONG vincula zonas de paz con aumento de linchamientos


Luis Cedeño, director de la agrupación encargada de promover la convivencia ciudadana, aseguró que el Gobierno ha cedido el monopolio del control de la violencia

Caracas.- La “impunidad casi absoluta” cuando se trata de delitos menores y la falta de presencia policial en los barrios ha generado un estado de indefensión frente al cual las comunidades venezolanas se sienten obligadas a organizarse para buscar justicia al margen de la ley. Así lo señaló la Organización No Gubernamental (ONG) Paz Activa.

El director de la ONG y también sociólogo, Luis Cedeño, afirmó que en los últimos años el Gobierno ha cedido “de manera deliberada” el monopolio del control de la violencia, lo que explica en parte el aumento acelerado de los casos de linchamiento de criminales que son hallados en flagrancia.

“Frente a la ausencia de un Estado capaz de hacer justicia, la gente se organiza y adopta este comportamiento. La falta de respuestas a la inseguridad ha hecho que regrese el ojo por ojo, diente por diente”.

Cedeño señaló que la legitimación de los colectivos armados, así como la aparición de las zonas de paz - creadas en 2013 con el fin de pacificar a bandas armadas y reinsertarlas en actividades legales- constituyen una muestra de cómo las autoridades han ido perdiendo terreno en el control de la criminalidad.

Refirió que esta realidad ha propiciado un mayor número de ejecuciones extrajudiciales, que ya no se limitan a los llamados “delitos despreciables”. Alertó que estos hechos son un síntoma de sociedades que han involucionado.

“Antes esta conducta estaba reservada para los casos de sucesos aborrecibles como violaciones o pedofilia, pero ahora vemos como también por robo o hurto se han vuelto cada vez más frecuentes y consuetudinarios”, manifestó.

En menos de una semana se han registrado dos casos de linchamiento en Petare (Miranda).

"Frente a la ausencia de un Estado capaz de hacer justicia, la gente se organiza (...) la falta de respuesta a la inseguridad ha hecho que regrese a la comunidad el ojo por ojo, diente por diente”. Luis Cedeño Director de Paz Activa

El martes, el joven Edicson Parra falleció tras ser golpeado y quemado por una turba del barrio Carpintero, mientras que una situación similar se produjo el jueves pasado con Jorge Alberto Catari y Wilson Peña Rodríguez, quienes fueron asesinados por la comunidad del sector Mesuca.

Mano dura

El vocero de la ONG promotora de la convivencia ciudadana prevé que para el cierre de 2015 se produzcan hasta 300 linchamientos en todo el país, lo que sería un pico histórico, pues hasta el año 2011 el promedio se situaba en 30 ajusticiamientos anuales.

“Lo que sucede es que hay una cifra negra porque la mayoría no se denuncian (...) Hay más de 3 mil homicidios al año que se califican como muerte por averiguación y muchos de ellos son linchamientos”, dijo.

Cedeño también aludió a la implementación de las Operaciones de Liberación del Pueblo (OLP), de las cuales dijo que pese a las denuncias de violación de derechos humanos, la medida ha sido bien recibida en las zonas populares.

“La gente siente que es necesario que se aplique esa mano dura a la impunidad (...) Necesitan que de alguna forma sea resarcido el daño que les ha hecho la impunidad”, dijo.

Esta semana fueron activadas OLP en Sucre y Anzoátegui.

El ministro para Relaciones Interiores, Gustavo González López, dijo que la medida continuará extendiéndose para combatir la delincuencia y el paramilitarismo.

98,4 por ciento de los casos que manejó el Ministerio Público en 2014 quedaron impunes. La cifra aportada por el inspector jubilado de la Disip y asesor de seguridad, José Moreno, corresponde al informe de la Fiscalía del año pasado, que señala que en 2014 hubo 352 mil 321 delitos y solo 5 mil 426 de ellos fueron resueltos.

Victimario difuso El director de Paz Activa, Luis Cedeño, aseguró que los linchamientos constituyen un desafío para las institucionalidad, pues la figura del victimario es difusa. “Es muy difícil esclarecer estos casos, porque no hay un responsable, sino que se trata de una identidad difusa por un comportamiento de masas”.



Fuente: El Tiempo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada