miércoles, 9 de diciembre de 2009

Seguridad en Centros Comerciales.

La seguridad en los recintos comerciales ha abierto un campo de estudio de la seguridad muy particular y muy importante para la sociedad de consumo que tenemos hoy en día en Venezuela. La sociedad venezolana ha migrado a utilizar y frecuentar espacios comerciales cerrados por excelencia: los centro comerciales. Recientemente me consultaron sobre este tema a nivel profesional un grupo de inversionistas inmobiliarios que tenían importantes intereses en centros comerciales.

Los centros comerciales son hoy en día el sustituto de los espacios públicos que se han venido pauperizando y desvirtuando su uso a lo largo del tiempo. La ciudad de Caracas ha abandonado los espacios que por derecho le pertenecen a los caraqueños y ha obligado a sus habitantes ha frecuentar las llamadas “catedrales del consumismo”: los centros comerciales. Estos espacios ofrecen alternativas seguras para nuestros hijos, hijas y población general de disfrutar del tiempo libre en espacios seguros. Lamentablemente esto ya no es una certeza en muchos de estos recintos.

Los centros comerciales hoy día están tan vulnerables como cualquier espacio público; sino más. Es importante recomendar a las administradoras de estos invertir cuantiosamente en los rubros de seguridad que sin duda darán un retorno muy importante en cuanto a percepción de seguridad y visitas recurrentes por parte de compradores. Y es que la dinámica social que podemos ver en las calles se ha trasladado a estos espacios. Vemos como ya se observan robos comunes, hurtos y asaltos a entidades bancarias dentro de centros comerciales.

Las respuestas a todos estos problemas yacen en las mismas respuestas que hacen falta en el espacio público urbano. La novedad está en que los dueños inmobiliarios de los centros comerciales nunca pensaron que esta responsabilidad de ofrecer seguridad más allá de la que ofrecen tradicionalmente guardias privados y cámaras de seguridad recaería en sus hombros o más bien en sus bolsillos. Invertir en mecanismos que integren a los cuerpos de seguridad del Estado a la seguridad interna y la implementación de estrategias diseñadas por especialistas en la materia de seguridad y las dinámicas sociales es el camino para garantizar la paz que necesitan los consumidores para que gasten sus dineros con tranquilidad en los centros comerciales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada